BUENAS Y MALAS DESDE EL NORTE



Por Tim Harden – The Venturing Angler.


Toda la industria de la pesca con mosca en Argentina, al igual que otras ramas del turismo, se encuentra gravemente afectada y en alerta por una pandemia que parece no ceder. Hay mucha preocupación por lo que vendrá en la temporada 20-21 en Patagonia y en la temporada alta de pesca en el litoral. Especialmente por las restricciones en los vuelos de cabotaje e internacionales. En esta nota, nuestro amigo Tim Harden nos ilustra sobre cómo está la situación hoy en distintas partes de los Estados Unidos.

El COVID-19 ha golpeado fuertemente al mundo, y si bien la mayoría de las personas se preocupan principalmente por la salud pública y aquellos que sufren enfermedades o luto, también estamos preocupados por el impacto de la pandemia en la economía. Después de todo, los trabajos y una economía global fuerte son los que ponen los alimentos sobre la mesa (y mucho más).
Como muchas industrias, la industria de la pesca con mosca ha sido duramente golpeada por COVID-19. El crecimiento de la industria en las últimas décadas ha brindado oportunidades para nuevas empresas, desde más tiendas de moscas y mayor cantidad de viajes de pesca, hasta más fabricantes. Pero ahora es probable que la industria haya alcanzado su punto máximo justo antes de la pandemia, al menos por ahora.
A principios de marzo, el impacto de COVID-19 en la industria de la pesca con mosca no estaba claro. Con una buena parte de la fabricación en China, parecía que las empresas dedicadas a la pesca con mosca con fábricas en China, como cañas, reels, moscas y prendas de vestir, se verían afectadas por un suministro limitado. Muchos en la industria predijeron el final de algunas compañías. Esto aún no se ha visto.

Cuando nos acercamos a mediados de marzo, el impacto negativo se hizo más visible. El 11 de marzo, Donald Trump se dirigió a la nación y anunció una prohibición de viajar a Estados Unidos desde Europa durante 30 días. Esto pareció desencadenar un cierre de vuelos internacionales y las aerolíneas y países anunciaron nuevas prohibiciones y restricciones poco después. En lugares como Argentina, los pescadores extranjeros en los albergues se vieron obligados a salir antes de lo previsto para aprovechar los vuelos de regreso limitados a casa.

Estos eventos son los que desencadenaron un gran golpe para los viajes de pesca con mosca. Las cancelaciones de viajes fueron rápidas y furiosas, lo que afectó a los albergues, agencias de viajes, outfitters y guías independientes. Países como Argentina y Chile sintieron el impacto al final de las estaciones, pero otros lugares, como Kamchatka y Alaska, enfrentaron la crisis antes de su temporada. Muchas operaciones cancelaron temporadas enteras. En el lado minorista y de fabricación, a pesar de la pérdida masiva de empleos y un mercado de valores en crisis, algunas áreas de la economía de Estados Unidos experimentaron auges inesperados. Por ejemplo, el mercado de la vivienda en áreas como Bozeman, Montana experimentó un aumento de nuevos compradores, y los precios de la vivienda subieron mes tras mes a partir de marzo. También es en esas áreas que a los flyshops les fue bien con los pescadores locales que salen a pescar más que nunca. En áreas similares donde las tiendas de moscas estaban cerca de lugares con buena pesca, algunas tiendas reportaron un aumento en las ventas minoristas, especialmente con productos como el atado de materiales.

Esto no es para pintar una imagen rosada en los EE. UU. Las guías tienen menos trabajo y las tiendas, las agencias de viajes y los fabricantes han tenido que reducir el personal. Las personas no tienen trabajo y luchan con las facturas que pagar. El turismo interno de los Estados Unidos ha disminuido, y cuando destinos como el Parque Nacional Yellowstone experimentan caídas dramáticas en los visitantes durante la temporada turística, los artistas de pesca con mosca, las tiendas y otros también están sufriendo. Por el lado de la fabricación, breves interrupciones en la fabricación de algunas compañías llevaron a retrasos en los envíos, y algunas empresas se están poniendo al día con las reparaciones de cañas y otros servicios. Los presupuestos de mercadotecnia se han reducido, y el International Fly Tackle Dealer Show se canceló para 2020. American Angler anunció que ya no lanzarán una revista impresa.
A dónde va todo desde aquí no está claro. Las Bahamas anunciaron esta semana que no aceptarán viajar desde los EE. UU., y los pescadores están mirando la fecha de apertura del 15 de agosto en Belice con esperanza y escepticismo. Sin embargo, queda esperanza. Muchos pescadores están trasladando viajes reservados a 2021, los pescadores están gastando dinero en equipo y las buenas noticias sobre la producción de vacunas están haciendo que muchos piensen que el rebote llegará pronto. Solo podemos esperar.

www.venturingangler.com



< VOLVER