MALLEO. EL RIO ESCUELA



JUNIO 2020


“Toto” Perfiter Muñoz es guía profesional de pesca desde hace más de 20 años. Ha sido desde sus comienzos parte del staff de guías del Lodge San Huberto y conoce como pocos este mítico río. Siempre dispuesto a sumar, Toto es miembro de la Comisión Directiva de la Cámara de Guías del Neuquén y ha escrito y colaborado en muchas publicaciones como por ejemplo “Wild Trout” y “Fly Fishing Patagonia – The Lake District”.

El Rio Malleo es un río que no precisa demasiada presentación al ser reconocido como pesquero de categoría mundial y uno de los principales ríos para la pesca de moscas secas que existen en la actualidad. Es un rio de montaña de una extensión de 63 km de longitud desde sus nacientes en el lago Tromen, hasta su confluencia con en el río Alumine. Está orientado en forma perpendicular a la Cordillera de los Andes y corre de Oeste a Este. Se lo puede dividir en tres secciones; el Malleo superior desde su boca en el Lago Tromen hasta el puente Malleo sobre ruta provincial Nº 60. En esta parte el rio presenta un marcado desnivel y en ciertas partes discurre encajonado. Su vegetación es mayormente nativa, coihues, ñire, araucarias y caña colihue hasta la altura de su confluencia con el arroyo Mamuil Malal, desde donde la vegetación de sus márgenes se empieza a poblar gradualmente de sauces en toda su extensión. Desde el puente Malleo hasta el puente sobre Ruta Provincial Nº 23, se lo denomina Malleo Medio y desde ese punto hasta la confluencia con el río Alumine se lo conoce como Malleo inferior o simplemente Malleo abajo. Si tendríamos que hablar del Malleo, diría que es un rio escuela, muy amigable tanto para principiantes como para expertos pescadores de mosca que buscan una pesca técnica y sus ansiadas hatches o eclosiones. La pesca del Malleo se inicia a comienzos de Noviembre con caudales mayormente altos que superan los 20 metros cúbicos y no lo hacen fáciles a la hora de vadear ni pescar fino. Sin embargo a mitades de diciembre los caudales bajan y permiten accesos a una pesca fina, con aguas frescas, que otorgan la oportunidad para pescar con moscas secas. Se lo pesca desde Noviembre hasta Mayo.

El rio Malleo cuenta con una comunidad saludable y abundante de peces, entre las que se cuentan tres poblaciones de valor deportivo. En primer lugar la trucha arco iris, siendo la población más abundante y de mayor valor deportivo con un promedio de tamaño de 12 a 15 pulgadas y llegando a tener unas 19 o 20 pulgadas máximo. Luego la trucha marrón; su población es menor en número pero alcanza un mayor tamaño, siendo algunos ejemplares verdaderos trofeos que llegan a superar holgadamente las 20 pulgadas. Por otra parte el río Malleo cuenta con la presencia de una tercera especie de valor deportivo como es el caso de la trucha fontinalis, con una población mucho menor. Las truchas de arroyo o Brook Trout, se ubican principalmente en la parte superior de Malleo, siendo este su sitio predilecto. Esta especie no se destaca por su tamaño ni por su valor deportivo y se observa mayormente en estado de juveniles. Quizás la ubicación de esta especie se deba a las condiciones de aguas más frías en cercanías a las nacientes del río. En el lago Tromen alcanzan mayor tamaño.

Las eclosiones de insectos están bien marcadas, siendo las matinales las de mayor duración e intensidad y a medida que avanza el día se van reduciendo. Finalmente y durante las últimas horas de luz, se activan por periodos más cortos hasta el anochecer. Los hatches comienzan a ser evidentes desde tempranos inicios de temporada y se producen hasta mayo. Saber conocer y reconocer las distintas eclosiones de insectos a lo largo de la temporada, con una idea básica y clara de entomología, les brinda a pescadores y guías una herramienta muy importante.

Hacia finales de temporada, durante el otoño y los primeros fríos y heladas, con aguas bajas y caudales más lentos, aparecen los hatches de blue wing olives, march browns, y la pesca fina de pulgones de sauces. Y el rio se transforma en un cauce totalmente distinto, lo que obliga al pescador a realizar una pesca de carácter técnico, con cañas livianas 3, 4 y 5, con líderes largos y presentaciones finas. La selección de moscas pequeñas para imitar al hatch y atrapar peces de buen porte a esta altura de la temporada, le agregan emoción y habilidad a esta pasión y forman parte de la magia de este rio que cambia continuamente de sección en sección y se transforma, mutando siempre, variando en caudal, hatches, técnicas de pesca colores, paisajes y luz.

Moscas sugeridas para pescar este rio durante toda la temporada: dentro de las secas, adams y parachutes adams, stimulators, bettles y otros terrestrials, comparaduns, en diversos tamaños. En el caso de ninfas, no pueden faltar las pheasant tail, prince, hare’s ear y copper johnn.